Se agrava el conflicto del Subte

Política 22 de mayo de 2018 Por
Los Metrodelegados endurecen las medidas de fuerza en la guerra de trincheras que se da por debajo del centro porteño, que a 4 semanas de haber iniciado, no encuentra respuestas por parte del Gobierno de la Ciudad.

388787
           Los metrodelegados anunciaron medidas para la Linea H y E durante esta mañana.


Como la historia nos demuestra, no siempre las victorias son del más fuerte, ni del que tenga más poder. Y a veces, un amplio grupo de trabajadores puede hacerle frente a un Gobierno de la Ciudad decidido a usar toda su fuerza en pos de mantener un techo salarial impuesto por sus propios amigos de la Nación.


El reclamo de los Metrodelegados es simple, consiste en poder sentarse a discutir sus propias paritarias, desconociendo el 14,3% total firmado por la UTA (Unión Tranviarios Automotor). En el medio de la lucha por la personería gremial, donde en un fallo insólito, la Corte Suprema de la Nación decidió no tratar el recurso extraordinario presentado por los Metrodelegados, devolviéndole la personería gremial a la UTA, quien mantiene muy buena relación con el gobierno actual.

na06fo01_8
Néstor Segovia y Roberto Pianelli en conferencia de prensa hablando sobre el futuro de las medidas de fuerza.


Para la suerte de los trabajadores el contexto social es el peor imaginado para el oficialismo, en el cual, entre la suba del dólar y la inflación, lo que menos necesita es sumarle el conflicto social que trae la dificultad para el transporte de los porteños. Ante esto, y contra todo sentido común, el gobierno salió a contraatacar con sus medios afines intentando crear un inconsciente colectivo de trabajadores contra trabajadores. Cuando en realidad, la solución está totalmente en sus manos, llamar a negociar las paritarias a los verdaderos representantes de los trabajadores del subterráneo, los Metrodelegados.


En esta guerra de trincheras, los Metrodelegados con Roberto Pianelli y Néstor Segovia a la cabeza, iniciaron una serie de medidas graduales, con el objetivo de hacer sentir su reclamo, y al mismo tiempo, no perjudicar al usuario del subte. En principio con apertura de molinetes y paros de 2 horas por línea, aumentando a 4 en las semanas siguientes, y según anunciaron, próximamente continuaran con medidas de fuerza de 6 horas. Sin encontrar respuestas por parte del Gobierno de la Ciudad, que lleva a imaginar que buscan a través de provocaciones, la llegada de un paro general que modifique a la opinión pública en su favor.


En estas provocaciones podemos encuadrar los telegramas de suspensión enviados a 80 trabajadores, donde se los acusa de haber participado en las aperturas de molinetes, dejando pasar gratis a los usuarios. Con una clara intención de evitar estas medidas que benefician al pasajero, para que la única alternativa posible para el reclamo de los trabajadores sea la paralización del servicio. Sin embargo los gremialistas sostienen que seguirán con las medidas de fuerza hasta que los reciban y se reabra la discusión paritaria.


De esta forma, es el gobierno quien busca presionar para llegar a un paro total y así manipular a la opinión pública para de esta forma legitimar sanciones y despidos, aunque contra sus pronósticos, un porcentaje mayor de gente se solidarizó con el reclamo del subte, situación que no ocurría en años anteriores. Un hecho curioso al respecto es el que ocurrió en el programa Involucrados (América TV), en donde en un reportaje a dos pasajeros les preguntaron cuál era su opinión sobre el reclamo, buscando acaso mostrar el enojo de estos. Para su sorpresa ambos pasajeros afirmaron estar de acuerdo con los reclamos siempre y cuando fueran a cambio de sueldos justos.



Ante la sorpresa del conductor, estos fueron cortados rápidamente. Lo que muestra la evidente maniobra de intentar confundir a la opinión pública.


En definitiva, el conflicto no va a encontrar solución mientras los Metrodelegados no sean llamados a participar de sus paritarias. Y en marco de la lucha se anunció para este martes paro desde las 00 hasta las 12 horas, seguido de apertura de molinetes hasta las 14 en las líneas H y E.

N. Vidal

Estudiante de Ciencia Política de la UBA.

Te puede interesar

Te puede interesar