El dólar y la Argentina

Economía 08 de febrero de 2018 Por
¿Como llegó el dolar a ser la moneda por excelencia en el comercio internacional?¿Por que es tan codiciado el dolar en la argentina?
foto hoja 4 - lage

En 1944, se llevó a cabo la convención de Bretton Woods, en la cual se establecieron las  reglas para manejar las relaciones financieras internacionales. Una de ellas era la de establecer el patrón oro como medida de orden del intercambio internacional y los Estados Unidos, siendo dueños para ese momento de un tercio de las reservas mundiales de oro, lograron imponer el dólar como moneda, con el compromiso de que sería convertible a su valor equivalente en oro en el caso de que cualquier país firmante del compromiso lo solicitara. De esta manera las demás monedas se comenzaron a cotizar en dólares.

Esto suponía que los Estados Unidos no deberían imprimir más dinero del que les permitiese el volumen equivalente de oro que mantenía en sus bóvedas, de esta forma mantendrían estable el precio del dólar. Pero el gobierno de los Estados Unidos incumplió su compromiso y comenzó a emitir de más, provocando en los sesenta que los países firmantes le reclamaran el equivalente en oro, vaciando las reservas del país.

En agosto de 1971 el presidente Richard Nixon acabó con la convertibilidad del dólar. A partir de ese momento comenzó a operar el sistema de flotación, basado exclusivamente en el factor “confianza” en el dólar. Esta modalidad de crear dinero, ha llevado al mundo a llenarse de papel moneda fiduciaria (sin respaldo). Cada vez que se presenta un problema económico se resuelve poniendo las imprentas a producir más dinero proveniente de la nada, el problema es que el único capaz de acuñar dólares es Estados Unidos, provocando que los demás países tengan que endeudarse en demasía para poder competir.

En la Argentina, se ve al dólar como la “moneda irrefutable” debido a varios períodos inflacionarios en la historia llevaron a la moneda local a devaluarse fuertemente en períodos muy cortos de tiempo. La primera Hiperinflación ocurrió en 1989, durante el gobierno de Raúl Alfonsín, en este año los precios al consumidor aumentaron 3079 por ciento. Mientras que la segunda tuvo lugar entre enero y marzo de 1990, año en que la inflación alcanzó al 2314 por ciento, y comenzó acompañada de una corrida cambiaria en diciembre de 1989, luego de que un diario financiero revelara que el gobierno lanzaría un plan de dolarización. Algunos autores atribuyen esta hiperinflación al resultado de un golpe de mercado preparado con la ayuda de la oposición, incluyendo una rebelión fiscal, con el fin de modificar el cauce político, como efectivamente ocurrió.

El gobierno de Carlos Saúl Menem, partir de abril de 1991, tras la aprobación de la Ley de Convertibilidad (ley N° 23.928), estableció una paridad fija de 10 mil Australes por cada dólar y, a partir del 1 de enero de 1992, el Peso convertible. El Banco Central se convirtió en una virtual Caja de conversión con la obligación de respaldar a cada peso en circulación de manera que cada peso pudiese ser canjeado por un dólar estadounidense. Esta paridad se mantuvo por casi 11 años hasta las crisis de 2001, la cual era esperable debido a que si realmente se quisiera hacer que un peso signifique un dólar, Argentina debería tener el mismo PBI (producto bruto interno) que el de Estados Unidos, mientras que la relación es hoy en día de un PBI de 16720 miles de millones de dólares contra 771.

Luego de la crisis del 2001, los sucesivos gobiernos se vieron obligados a devaluar la moneda nacional con respecto al dólar a lo largo de los años y que adopte así un valor comparativo más real.  El intento por obtener esta divisa ha llevado entre otras cosas al enfrentamiento de dos modelos en el país, por un lado los que apuestan a la industrialización y protección del mercado interno y por el otro la apertura del mercado junto con el pedido y refinanciamiento de deuda externa. Mientras tanto en el orden internacional se evalúa sustituir el dólar debido a la creciente insistencia y crecimiento por parte de China, pero todavía está lejos de llevarse a cabo un cambio.

El dólar después del 1 a 1

Luego de la crisis del 2001, con la presidencia Eduardo Duhalde, la convertibilidad se disparó de 1 peso un dólar a 3,40 a finales del 2002. Durante el gobierno de Néstor Kirchner, el dólar bajó a 2,97 y se mantuvo estable, cerrando en su mandato a 3,13 pesos.

Se dispara finalmente la cotización en el gobierno de Cristina Kirchner, pasando en el inicio de su mandato de 3,16 a 9,84 a finales de 2015 un aumento del 211,30 por ciento, y empeora aún más al asumir Mauricio Macri e incrementándose la divisa en solo un mes a 13,43 y cerrando en su primer año de mandato en 16,30.

Te puede interesar