Destrozaron las instalaciones de Tiempo Argentino y golpearon a los trabajadores

Sociedad 04 de julio de 2016
Durante la madrugada, una patota ingresó con navajas y encapuchados. Echaron a los trabajadores que estaban en el lugar, los atacaron con matafuegos y rompieron la redacción y el estudio radial.
577a4e019b454_750x500

Trabajadores del diario Tiempo Argentino y de Radio América denunciaron que “una patota de 20 personas se metió en el edificio de Amenábar 23 y sacó a patadas a los trabajadores”, además de destrozar las instalaciones de ambos medios. Los “matones armados con navajas y encapuchados” responderían a Mariano Martínez Rojas, el empresario correntino que dijo haber comprado el diario y la radio tras el vaciamiento y abandono de los empleados del Grupo 23 por parte de Sergio Szpolski y Matías Garfunkel. Además, los trabajadores denunciaron complicidad policial con los atacantes.

“Martínez Rojas y los ‘matones’ que contrató, armados con navajas y encapuchados, echaron a los trabajadores que se encontraban en las instalaciones, tapiaron las ventanas y puertas y comenzaron a destrozar el lugar, las herramientas de trabajo y documentación de la cooperativa Por más Tiempo”, que lleva adelante el diario desde abril, según indicó el Colectivo de Trabajadores de Prensa. Los trabajadores hicieron la denuncia correspondiente por violación de domicilio y la policía se acercó al sitio, pero desde el mismo momento de su llegada a Amenábar 23 “mostró una actitud de complicidad absoluta con los patoteros”.

"Logramos entrar con la Policía y ahí nos encontramos con Mariano Martínez Rojas y otras 15 personas, y por orden de la fiscal, se les tomaron los datos y se los dejó ir sin dejarlos detenidos. Acaban de salir por la puerta de Tiempo Argentino", dijo Javier Borelli, presidente de la Cooperativa Por más Tiempo, durante la madrugada.

Cuando los trabajadores trataron de volver a ingresar a las instalaciones del diario, fueron recibidos por la patota con la descarga de matafuegos. Rompieron muebles y herramientas, vaciaron lockers con pertenencias de los trabajadores y destrozaron toda la redacción. Algunos de los atacantes, según denunciaron los cooperativistas, huyeron por los techos hacia una casa vecina. No es la primera vez que Martínez Rojas y sus “matones” actúan con violencia contra los trabajadores. En mayo el empresario tomó la planta de radio AM1190 y cortó la transmisión, sin que intervinieran los órganos de control.

Te puede interesar